0 elementos

Los delicatessen son productos únicos y deliciosos que no acostumbran a estar al alcance de todo el mundo y que por eso es un placer poder degustarlos de vez en cuando. Una de mis tiendas favoritas para encontrar todo tipo de novedades y de delicias gastronómicas es Casanovas, en el corazón del Eixample barcelonés.

En su tienda Degustación encontramos desde 1924 una charcutería clásica con productos de primerísima calidad, platos preparados para llevarnos a casa, y en el nuevo rincón Selección que es un espacio dedicado a los complementos gastronómicos como herramientas para la cocina, para el servicio, menaje, elementos decorativos, libros… y además una nueva área dedicada en exclusiva al chocolate y a todo lo que rodea a los vinos y licores para maridar con el chocolate. Una tentación!!!
Anexo a la tienda está el taller de decoración donde se puede encargar una decoración de mesa especial para una celebración especial, así como detalles únicos para regalar.

Seguramente su restaurante es el más discreto de Barcelona, pues las mesas no se ven desde las dos diferentes entradas de Casanovas (ni desde la tienda Degustación ni desde la tienda Selección), separadas con cortinas de terciopelo, los privados son ideales para mantener una tranquila comida de negocios. Su comida es realmente deliciosa y basada en la cocina tradicional catalana adaptada a las tendencias gastronómicas del momento. Mención especial de la hamburguesa, su steak tartare y su arroz con trufa blanca. De postre probar el buñuelo de chocolate con helado de naranja. Una perdición.
Ofrecen también menú entre semana por 16€.
Precio medio à la carte unos 40€ sin vinos.
Todo un conjunto de puntos positivos que hacen de Casanovas un restaurante donde me verán con frecuencia.

Consejo: al marchar imprescindible comprar las sales mezcladas y creadas por Casanovas, sean líquidas, sean naturales, o sus mostazas, o sus palomitas de trufa, etc, etc, etc…