0 elementos

Cada vez que visito Girona intengo quedarme al menos una noche pues es una ciudad que literalmente me fascina, y todos mis conocidos extrangeros que visitan Barcelona, les invito a tomar el AVE y plantarse en 37 minutos en el centro de la ciudad. 

El Hotel Carlemany está ubicado en la la zona comercial a la entrada del centro antiguo de la magnífica ciudad de Girona. El hotel dispone de 82 amplias y modernas habitaciones, con TV pantalla plana, mini bar, decoradas con telas y mobiliario de gran calidad y muy agradables. El hotel fue totalmente renovado en 2008. Y los baños en 2018.
En este link podéis ver mi vídeo de mi habitación en mi última estancia.
Para ver mis fotos del Hotel Carlemany linkar aquí

Y los baños en 2018 y disponen de toiletries de L’Occitane.

En este link podéis ver mi vídeo de mi habitación en mi última estancia.

Su restaurante El Pati Verd es un oasis gastronómico rodeado por una cuidada vegetación que transporta los comensales. Tradición y creatividad son la oferta gastronómica a cargo del chef Xavi Arrey. Una alta y elaborada cocina de mercado da paso a una gran variedad de colores, olores y aromas familiares. Degustar la exquisita y amplia carta de temporada, o si se prefiere degustar el sugerente menú degustación. Su menú de mediodía es conocido por los habitantes de Girona por su variedad y calidad.

Es allí donde tiene lugar el desayuno, que a mi me encanta, porque tienen Nutella y xuixo -especialidad dulce tiene su origen en la ciudad de Girona hacia los años 20, y acostumbra a estar rellenado de crema-

Otra sugerencia es comer en Índigo el all-day-dining con propuestas clásicas y algunos exotismos como platos mexicanos o libaneses, y además con propuestas saludables como este plato.

 Y una amplísima carta de postres que son la perdición para los amantes de lo dulce como yo. Esta vez elegí el coco y mango con sorbete de mojito, realmente top, super delicioso!

Quiero destacar la importancia para los viajeros de poder disfrutar de wifi gratuito en el hotel, así como un ordenador a disposición de los huéspedes con internet. Dispone de diversas salas de conferencias y reuniones con una capacidad máxima de hasta 450 personas, siendo uno de los hoteles de la ciudad con más capacidad para albergar convenciones.
El hotel Carlemany es también un hotel comprometido con el arte contemporáneo, sinónimo de arte y diseño. Pinturas y esculturas de importantes artistas tales como Gil Granero que combinan de manera brillante con un novedoso y moderno diseño de sus habitaciones, ofreciendo así una de las mejores opciones de alojamiento en la magnífica ciudad de Girona.

La ciudad de Girona es además lugar de encuentro de amantes del ciclismo de todo el mundo, muchos equipos entrenan en las carreteras ondulantes de la provincia y por eso, el Hotel Carlemany, dispone desde 2018 de un coqueto parking privado para guardar las bicicletas y sus enseres: