Spas: SPAcio Omm

Soy una fan de los tratamientos de belleza, de los masajes y de los rituales que conducen al cuerpo y mente a la relajación total. El mejor sitio para poder disfrutar de estos placeres es un buen spa.
Hoy he tenido la suerte de poder pasar dos horas en el SPAcio Omm, el spa del hotel Omm en el corazón del Eixample barcelonés. Este hotel de diseño contemporáneo, luminoso y amable alberga un restaurante excelente con una estrella Michelin, el Moo.

El SPAcio Omm en el primer piso del hotel, es un lugar para mimarse, de líneas puras y clima oriental en el que predominan materiales naturales como madera, piedra oscura, hierro, hilo y seda, todo combinado en colores, iluminación y una música ambiental (la que yo he escuchado era samba / de inspiración brasileña).
La parte de aguas (hammam, pediluvio y piscina hidromasaje) es muy agradable, justa pero suficiente, no tienen sauna finlandesa. Las terapias se hacen en 8 salas debidamente ambientadas.

El terapeuta juega un papel importantísimo en la experiencia del spa y mi suerte ha sido poder disfrutar de las manos de la californiana Celia (originaria de Santa Monica). Ella ha tenido la sensibilidad, la amabilidad de acogerme y mimarme tal y como yo deseaba.

Al llegar he recorrido el circuito de aguas, y después he estado una hora y media disfrutando del Ritual japonés "té verde a la menta", basado en el drenaje de la linfa y con la función de desintoxicar el organismo. El té verde posee sustancias antioxidantes que actúan frente el envejecimiento. Un baño de pies con rosas y sales esenciales da la bienvenida. En una mesa de mármol templada me ha pasado un cepillo (de púas suaves) por todo el cuerpo para abrir los poros, seguidamente me ha aplicado un peeling corporal con sales mezcladas con té verde. A continuación me han puesto una envoltura de arcillas naturales y para finalizar un masaje hidratante por todo el cuerpo.
Mientras la arcilla se secaba y hacía su efecto, Celia me ha hecho un masaje facial y reflexología podal. He podido tocar el cielo por unos momentos...
Para terminal todo el ritual me he bebido una infusión en una sorprendente cama gravitatoria (oscilante) en la sala de relajación. Toda una experiencia.

Los múltiples tratamientos rituales del mundo de 90 minutos cuestan 140€ y los diferentes tipos masajes cuestan 100€ por una hora y 140€ por una hora y media.

He salido relajada y contenta. Tendría que hacerlo con más frecuencia!